Mi Frida

Mi Frida.

Es extraño como al mirar el tiempo atrás ahí estás, mi Frida. No sé qué hice, ni cómo, pero tengo suerte de que seas mi Frida y estés aquí. No lo digo solamente en el sentido de pertenencia, lo digo porque en realidad existen amigos ¿pero Fridas?, Dios, no sé como explicarlo, es algo distinto, y toda la confianza que inspiras, el orgullo, y tus nuevos conocimientos que adquieres me emocionan y asustan. Frida, tú no eres mi amiga, tú trasciendes más que eso y lo banal, más que de mí, más que de cualquier persona y no necesitas de nadie para brillar, cualquiera se puede dar cuenta de eso.

Me asusta pensar que algún día te des cuenta que no te merezco, porque es así. Cualquier cosa que yo hago a lado tuyo es menor, tú conoces a todos mis amigos, tú has ido a mis presentaciones más importantes, Diosss, hasta tus papás, tú has apoyado a distancia mis ideas, me has leído y cualquier cosa que haga a lado de lo que tu hayas hecho antes no es lo mismo, me siento en deuda contigo por lo bien que me haces sentir, la confianza que tengo contigo, la paz y recuerdos. He sido un pésimo amigo a comparación de lo que tú has sido para mí, perdón por eso, porque tú das más sin preguntar ni pedir nada a cambio, tu amor por las personas es noble y sincero, eso admiro también de ti.

Frida, apenas tuve la oportunidad de decírtelo pero te admiro mucho, admiro tu seguridad que tuviste para irte a Morelia a estudiar lo que te gusta y perseguir tus sueños, que disfrutas lo que estudias, que has sabido llevar tu vida hacía otro estado y lo responsable que te has convertido, admiro tu fuerza, tus conocimientos de arte, admiro tus trabajos escolares, admiro como hiciste amigos como Yoli tan fácil pero lo que más admiro es tu bondad, eres la persona más real que he conocido y conoceré en mi vida, me gusta que contigo me siento bien, ojalá te sientas así de bien conmigo y si no, lo entenderé. No sé qué haría si llegará el momento en que te alejes de mi. Aún falta mucho por vivir contigo, muchos conciertos que pasar, muchas risas, abrazos, caricias y es que a pesar de que te conozco desde hace más de un lustro sé quiero seguir aprendiendo más de ti y seguir admirándote.

Después de tanto tiempo, hay veces que simplemente me pongo a pensar en todo lo que hemos hecho y vivido, me puedo entretener por horas recordando, y siempre olvido algo, porqué si ahorita te pusieras a recordar no lo recordarías todo, tantas risas, enojos, abrazos, cariños y experiencias, buenas y malas, no sé cómo hemos podido seguir aquí todo ese tiempo y aún así sentir que no han pasado más que unos meses.

Perdóname, porque el día que supe lo de tu mami no sabía que decirte, nada parece ser lo suficiente, ni siquiera aún sé que decir, quisiera decir que te entiendo y que pronto pasará pero no lo sé y no te entiendo, pero lo que si sé es que eres fuerte, muy fuerte, eres mi Frida.
Siempre dolerá pero las cosas buenas seguirán viniendo también, y quiero que sientas y que sepas que aquí me tienes, estoy contigo, soy tu Sebastián y soy real contigo. Yo sé que suena estúpido decirlo después de algo así pero, Frida, no estás sola, tienes a tu hermana Sofía, de las personas más chistosas y agradables que conozco, tu papá que siempre lo he visto fuerte y serio pero las quiere incondicionalmente, a Yoli, Eduardo, Jacobo y me tienes a mi. Haría lo que fuera porque no te sintieras sola o triste de nuevo. Yo estoy contigo y tal vez por la distancia Físicamente esté ausente pero quiero que cuando te sientas mal pienses en que me puedes llamar, te voy a escuchar, en que me puedes escribir y te voy a leer, nunca me cansaría.

Me gustaría sonar mucho más empático y decir que entiendo tu dolor pero no es lo mismo, yo sé que no, lo que si puedo sentir es a ti, te siento a ti, y creo que lo único que puedo hacer es estar contigo, te pido no te alejes de mi nunca porque no sé qué haría… Tu mamá es un ángel y ni siquiera cuando nos subieron contigo a una patrulla por algo que no era tu culpa nos juzgó o te impidió juntarte con nosotros, me dió a mi Frida y siempre estaré agradecido con ella por eso. Yo sé que tu mamá está en espíritu con ustedes y estoy seguro está orgullosa de lo que son y serán. Eres dulzura en un día amargo y eres mi luna en las noches de soledad. Te amo mucho, mi Frida.