mejores amigos

Recuerdo el día en que Sid Vicious se quedó a dormir en mi cuarto.

Aquella noche, Sid le inyectó heroína a mi gato.

Desde ese día, nos volvimos mejores amigos.