La evidencia del mono

Tú melena es un plus. No puedo con tu trenza. La trajiste de allá, del Cono Sur. Ya no me importa nada. En otro tiempo brillaron para mí, resplandecientes soles. Hoy odio la política, perdimos todos. Gana el más malo, el menos bueno. No rasures el vello de tu pubis. Déjate para ti, para mí, la evidencia del mono. Si te retiras todo me daría mucha pena.

Te acuerdas una vez en Starbucks que nos metimos en el baño. Yo estaba muerto de miedo, tú, te sentaste cómoda. Cuando te levantaste y te limpiaste el culo, el culo que amo tanto, vi el delfín marrón en la porcelana. Era hermoso y oscuro. Ese día te quise como nunca. Si las huestes de Igor fueran mi salvación, las dejaría perderse para habitarte. Mi terciopelo de mamut. Eres linda como damascos, lo que no puede leerse.

Fotografía: Lukasz Wierzbowski

Guardado en Colaboraciones
José Luis Bobadilla

Es licenciado en Literatura Latinoamericana (UIA) y pasante de Maestría en Etnomusicología (UNAM). Formó parte del consejo de la revista El poeta y su trabajo dirigida por el poeta argentino Hugo Gola. Ha sido profesor de literatura en la Universidad Iberoamericana, CENTRO y la Universidad del Claustro de Sor Juana. Actuamente dirige la revista Mula Blanca y es editor del sello MaNgOs de HaChA (MdH). Ha publicado Aquí (Poemas. Oak, 2001); Tanto depende de… (Poemas. MdH, 2006); Las máquinas simples (Poemas y ensayos. Tierra Adentro, 2009); y La realidad (Tres nouvelles. ERRR BOOKS, 2015). Preparó y tradujo la antología Grahhr (Compañía, 2005) de Michael McClure y el Wen Fu de Lu Chi (MdH, 2010). Publicó junto con Ricardo Cázares una traducción de Pedazos (MdH, 2010) de Robert Creeley, y ha traducido además a Saigyô, Robin Blaser, Cid Corman, Bei Dao, George Oppen, Tom Raworth y Chris Torrance entre otros. En el 2014 aparecieron en Chile, Veytia (Nouvelle. Editorial Cuneta) y Un mundo, (Poemas. Libros La Calabaza del Diablo). Colabora regularmente en publicaciones nacionales como la revista La Tempestad e internacionales como la revista Sibila dirigida por el prestigioso poeta brasileño Regis Bonvicino.