La consecuencia de estar vivo

No quiero saber nada y no me quiero abrumar.
Quédate con tu olor y malas formas de dar amor.
Que la gente se pudra en su egoísmo y en su rara forma de hacer las cosas.
Que el huracán atormente y el sol incendie.
Atrapada en la primera dimensión con los labios sensibles y las palabras cortando.
No hay más que hacer en un lugar aburrido y cruel.