La carencia arribó para no marcharse

La muerte se avecinaba,
tocó la puerta
y nadie abrió.

Inhabitada,
Solo una nota escrita
y una rosa
en la entrada.

La carta anunciaba:
El óbito le precede,
su cometido es caduco.

Sintió el escozor
en los huesos,
la carencia arribó
para no marcharse.

Fotografía por Marc Gassó

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *