Joder

El amor jode.
No es sorpresa para ninguno de los dos que esto podía quedar así, nuestras acciones tienen consecuencias, como cuando faltábamos a clases para irnos a ver discos e intentar tomar fotografías de cosas poco apreciadas en la vida cotidiana, nuestra ambición nos hizo horrendos y queríamos que esto sucediera tan bien que lo arruinamos todo.

¿No es extraño darte cuenta de como el amor te jode? Lo es.
Termina siendo un ciclo, un puto y asqueroso ciclo, de esos que hablábamos como si estuvieran lejos de sucedernos, de esos que nos burlabamos de que a las personas les pasara. Porque el amor ahora se trata de ver quién jode más al otro. Se trata de ver quién aguanta más golpes emocionales y problemas que antes nos parecerían extraños.

El amor te jode, tú me jodes y esa será nuestra verdad.
Tus canciones no se sienten como antes, como cuando moríamos por que llegara la mañana y estuviéramos juntos. Mis fotografías no lucen como antes, ahora lucen simples y banales. La verdad es horrenda.
Personas mueren cada minuto, beben hasta no recordar cada noche y tienen sexo sintiéndose solos.
Yo ya me siento muerto, porque estoy jodido y muerto en cada sentido, no quiero beber hasta no recordar nada porque quiero recordarte, no quiero olvidarte, quiero recordar tu aroma, quiero recordar cuando eramos uno mismo y platicábamos de cosas sin sentido mientras viajábamos en metro.

Pero me jodes, me jodes porque yo te jodo a ti y así es y será esto, porque se supone es lo que hace el “amor”, joder.

Fotografía por Isa Gelb