[Introduce tu nombre aquí]

Querido:

Permíteme ser la circunstancia más larga de toda tu vida
Leeré y descifraré cada una de tus esquirlas
Exploraré todas tus grietas y contaré tus lunas mientras te veo descansar
Besaré tu aliento y reposaré sobre tus mejillas siempre que tenga la oportunidad
Enredaré mi vida entera en tus pliegues y me dejaré llevar por tus profundos ojos cafés
Sanaré cada una de mis heridas con tus caricias y seré libertad a tu lado
Me quedaré lo suficientemente cerca para darte calor cuando en tu vida sea invierno, cuando en tu alma haya tempestad.

Por favor, introdúceme en tu mundo y déjame mirar todo aquello que permanece oculto
Bésame los miedos y amárrame a cada uno de tus anhelos
Desliza tus manos sobre mis piernas en falda y acurrúcate sobre mis medias de malla
Mira que eres el lugar más cálido de mi mundo y sigues sin notarlo
Mira que eres el hogar que frecuento cuando la vida se me hace un lío
No quiero ser efímera, no contigo ni ahora
Quiero estar, quiero flotar y florecer en tus brazos.

Amor bonito, eres los labios más dulces y las manos más suaves que alguna vez besé
Todas tus galaxias me hacen volar, en tu piel puedo sentir todas las nubes del mundo y en tu voz escucho las olas cantar
Siento en tu corazón cromado el amor más puro y repleto de tranquilidad
Toco todos los atardeceres cuando veo tus pupilas y palpo las praderas más bellas cuando beso tus labios
Todo el ti es dulce, todo en ti es paz.

Me sabes a primavera de octubre en Santiago y a equinoccio en Valpo con soundtrack de música francesa
Me sabes a los días bonitos de On melancholy hill por las playas de Viña y a las tardes con lluvia en Bogotá
Me sabes a poemas de Benedetti mientras suena Lana del Rey y a mis caminatas sin rumbo en las noches estrelladas con Rojitas las orejas a todo volumen en mis audífonos
Me sabes a vainilla y a miel
Me sabes a paraíso y a ensueño.

Eres el mejor de los darmas
Guía y ternura
Brillo y serenidad.

Estás para dedicarte los más lindos poemas de Neruda y mirar tu sonrisa mientras caigo profundamente enamorada, para permanecer todas mis eternidades viéndote reposar en mis senos, para acompañarme en mis viajes de carretera por países desconocidos y besarme los párpados cuando duermo en ti
Estás para regalarte flores rojas y pompones amarillos, para dormir en mi pecho y escuchar como mi corazón de colibrí te arrulla en todos tus atardeceres, para ser mi cuadro de Klimt y mi Noche estrellada
Estás para escuchar punk acostados en el suelo, abrazándonos los pies, para acariciarte entre árboles rosados y cielos despejados, para follarme en museos y sostenerme en tus brazos con Mac DeMarco como nuestra música de fondo.

Nunca pensé que tu sonrisa le diera sentido a todas las canciones románticas que suelo escuchar
Nunca imagine que así es como se supone se debía sentir el amor.

Guardado en Colaboraciones
Roja
Autor

Déjà vu, diseño, fotografías análogas y caminatas sin rumbo.