Inefable

A veces eres inefable.
Sin darte cuenta haces un hogar de todos los lugares que tocas y habitas. Incluyéndome a mí.
Una, dos, tres, cuatro primeras veces ¿Quieres que las siga contando?

Cupido y flores.
Chocolates y colores.
Nubes y una lista interminable de sensaciones bonitas que causas cuando tus huellas dactilares rozan mi piel.
Me sabes a algodón de dulce rosa y a notas de miel.
Me sabes a paz y serenidad.
Podría jurar que nunca me había sentido tan a gusto en los brazos de alguien.

Flota. Sí. Por favor flota y levita conmigo, amor.
Embriágame de ti.
Escuchemos canciones horizontales mientras repaso el contorno de tu rostro.
Hay fuego, agua y aire en nuestros astros.
Tarot y café.
Magia y frutas tropicales entre la niebla.

Toma mi mano y vamos, que nos espera algún bar de Valparaiso y la brisa de Viña del mar.

Fotografía por Martin Canova

Roja
Autor

Déjà vu, diseño, fotografías análogas y caminatas sin rumbo.