Hoy: Gracias

Siempre tiene que ser el último mes del año para ver que hemos hecho bien o mal, en que hemos fracasado y a que le hemos dado nuestra energía. Lamentablemente sólo vemos lo malo, casi no nos detenemos a agradecer y agradecernos por avanzar en algo, aunque sea mínimo para nosotros, por los alimentos día con día, por tener donde dormir, y yo en éste caso, por tener donde escribir.

Se nos olvida que estamos benditos, se nos olvida que tenemos todo en ésta vida, se nos olvida que somos seres amorosos que aunque en alguna ocasión nos han ‘roto’ el corazón, nos han hecho a un lado, nos han traicionado, nos han olvidado, nos han dejado, nos han atormentado, nos han distraído, nos han insultado, no nos percatamos que esa es una enseñanza de nuestro ser para decirnos: ‘DATE CUENTA, ¡SABES AMAR, SIENTES!’… Allá aquellos quienes te lastimaron y no supieron valorar tu tiempo, tu persona, tu sentir… Habrá que aprender a felicitarnos por ser compasivos y que no andamos cargando ese escudo a todos lados de anti-amor.

Pero también demos gracias a la gente que nos ha amado con todo su ser, con toda su alma, a quienes nos han deseado lo mejor, nos mandan luz, nos regalan de su energía, nos sonríen, nos abrazan, nos alientan, nos escuchan, nos tienen presentes a cada momento, y a veces sin que nos digan piensan en nosotros, somos lo mejor para alguien en ésta maravillosa tierra.

Carguemos eternamente el mantra del GRACIAS.

Yo solo digo: Gracias vida, gracias mi Divinidad, por librarme de las cosas, personas y situaciones que no merezco, gracias por esta bella fortaleza humana que tengo, mental absoluta para cortar lo que no es bueno para mi avance en ésta vida. Gracias por mi maravillosa vida.

Dedicado a mi madre Eva, mi hermana Liliana, a mis dos grandes y maravillosos amigos que lejos o cerca siempre están presentes Pepe y Krausse, mi Cuca amiga y compañera eterna. Gracias por aguantarme y soportar, escucharme, leerme a cualquier hora del día, ¡ésto si que es ser afortunada! Gracias, gracias, gracias eternas. Cinco dedos en una mano, número perfecto para contarlos, para escribir, para tocar, amar, rezar, dar la mano amiga.

Para todos: Somos luz, somos amor, somos vida. Otro año librado, otro año perfecto para darnos nuestro lugar, espacio, amor y felicitación.