He aquí una carta de mi adolescencia

Querido,

Está claro que estas palabras nunca las vas a escuchar, en cierto punto no quiero que lleguen a tí para no escucharte decirme «te lo dije».

Hay cosas muy extrañas en esta vida, al principio desprecias o no le prestas la correcta atención a alguien y después te encuentras pensando constantemente en esa persona.

Sinceramente, nunca me imagine estar en esta situación. Hay una frase acorde a lo que me pasa y a lo que supongo te paso a tí respecto a mí, «el amor no consumado es el más romántico».

He hablado lo mínimo contigo, cosa aún más extraña con este sentimiento. Me enojaba cuando me platicaban de lo nuevo en tu vida, por que me daba cuenta que ya habías dejado de mirarme…de quererme.  Por un lado me reconforta saber que este sentimiento es un fracaso, por que no te conozco bien, aunque tengo muchas ganas de hablarte. Quiero pasear, reír, cantar, ver películas contigo…quiero abrazarte en cada saludo y despedida.

Ojalá un día empecemos a conocernos mejor y ver si la realidad o el romanticismo gana. Mientras llegue ese momento, tendré que soportar verte con tu novia, que para el colmo me atrae un poco.

Fotografía por Pierre Wayser