Eternamente perfecta

Es simple. Tu verdadera esencia es la luz. La luz no puede ser dañada, alterada o cambiada. 

Puede cambiar la dirección, sí, pero siempre será la luz.

Materia, cosas sólidas, densidad, oscuridad… esas cosas pueden ser abollado, alteradas, dañadas, cambiadas 

En otras palabras, su ilusión temporal en este cuerpo puede parecer para siempre herida.

Tu verdad, tu luz es eternamente perfecta.

Fotografía: Le Tans

Guardado en Colaboraciones
Kennn
Autor

sólo viviré una vez, sólo tendré una oportunidad para aprender todo lo que pueda sobre las maravillas que me constituyen y que también están en todo lo que me rodea, en todo lo que pueden percibir mis sentidos y aún más allá, fuera del alcance de éstos... Yo no puedo vivir creyendo en algo que es meramente improbable, en algo que está en contra de lo único que es real: el universo... No puedo haber existido sin haberme conocido, sin haber tenido en mis pensamientos destellos de verdad.