Época

Todo duele,

todo se siente,

la sangre me quema.

Ya no hay más aire

y el alma me pide

que llore y corra

que queme y arda.

Todo retumba,

todo se acaba,

la mente se cansa.

Estoy despierta

y el alma me grita

que mi voz no se calle,

que mi libertad no se toque.

Fotografía por Martin Canova

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *