Epifanías

Hubo un tiempo en que solía matarme tu mirada, el sutil brillo de tus ojos cuando me hablabas y esas pestañas rizas que me atontaban.

Hubo un tiempo en que tu voz me descontrolaba y me provocaba taquicardia; sufría, es cierto, y aun así yo solo te quería a ti.

Tu cabello, libre como el viento, tus manos, tu cuerpo todo de ti me mataba, o me orillaba a convertirme en suicida, no estoy muy segura todavía, pero cada que te veía inefablemente yo moría.

Limerencía pura, eso era lo que tenía. Como me encanta lo efímero de la vida…
Muero de gripa porque ya no puedo morir más de ti.

Fotografía: Li Guanqun