Entendí

No sirve de nada forzar un sentimiento cuando no es mutuo.

De nada sirve, decir «amar» cuando las acciones son otras.

Nadie merece que un día lo quieran y al otro, nadie merece mendigar por un poco de atención o cariño.

Se vale luchar y querer estar, pero no cuando sólo una parte lo hace y la otra es indiferente.

Todos merecemos un poco del amor y cariño que damos, es bueno recibir un poco de vez en cuando.

Y cuando uno se aferra, no se da cuenta del mundo que hay detrás, que puede haber alguien que sin pedirlo o sin si quiera imaginar lo, te recuerda que mereces paz y un camino tranquilo.

Un simple «no te preocupes relajate, yo te quiero» puede cambiar una perspectiva, por que aunque uno esté tranquilo, sin esperar nada, te motiva un poco.

Y ahora entendí, lo que nunca debo hacer cuando esté enamorada.

Gracias por eso.

Fotografía por Pierre Wayser

Sierra Contreras

La rara de la clase, fiel creyente del amor bonito. Futura criminologa.