El sol me estaba deslumbrando la puta cara y no quise aceptarlo

La primera vez que lloré por ti estuvo de la verga y desde ahí todo comenzó a opacarse y comencé a acostumbrarme.

Sabía que lastimas a quiénes quieres, pero la neta es que, aunque me rompías la madre no me querías, y ese no era el problema del todo – yo sabía, todos sabían, y yo me hacía de la vista gorda.

Fotografía: Cristina Rizzi Guelfi