El «C»

Te extraño mucho, pero debo alejarme de ti.

Ojalá tuviera el valor de hablarte y decirte que te amo, que te quiero aquí, hoy, mañana y todos mis días.

Necesito tu voz y tu risa,
tú cuerpo junto al mío, y tus brazos enredados en mí,
qué me avientes todo el cuerpo mientras dormimos,
llama ya, por favor.

Necesito reír a tu lado,
ser feliz.