El bolsón de Raja

Leía en un sueño donde solamente te presentía: “El bolsón de Raja, es un deprimido, una ‘vagina’ geográfica de 50 kilómetros que atraviesa el desierto de Sonora desde antes de que cualquier hombre naciera, antes de cualquier otra cosa sobre el orden del mundo. Su longitud es breve, su estrechez ajustada y su infinita profundidad perturba cualquier hipótesis. Cientos de exploradores han bajado la entraña geológica, resbalando por ella, muerto dentro de ella sin alcanzar a saber más de lo que el hombre arcaico también conoció: es un buen lienzo para pintar.

Por alguna razón la oscuridad del fondo atrae a casi todos y a medida que se desciende en ella, se descubre que alguien ya pasó por ahí.

Uno de los misterios más negros responde al hecho simple de que no admite mujer alguna. Las más astutas y capaces han querido bajar y a los pocos metros mueren. Las muertes son diversas: voces que hacen perder el equilibrio, viscosidades fortuitas, olores que revientan los pulmones, quijadas de animales que enganchadas de los muros desgarran senos y vulvas que desangradas brutalmente impiden el regreso.

Los hombres han conseguido llegar más hondo, pero como se sabe, sin dejar ningún registro exacto de quién ha ido más lejos.

En el bolsón no hay nada salvo muros de piedra negra, puntiaguda, algo así como las vellosidades petrificadas de un molusco gigante.

El bolsón no gime, no piensa, no como ni agradece, pero desde su inquietante hondura, controla algo así como la totalidad del mundo”.

Fotografía: Claudia

Guardado en Colaboraciones
José Luis Bobadilla

Es licenciado en Literatura Latinoamericana (UIA) y pasante de Maestría en Etnomusicología (UNAM). Formó parte del consejo de la revista El poeta y su trabajo dirigida por el poeta argentino Hugo Gola. Ha sido profesor de literatura en la Universidad Iberoamericana, CENTRO y la Universidad del Claustro de Sor Juana. Actuamente dirige la revista Mula Blanca y es editor del sello MaNgOs de HaChA (MdH). Ha publicado Aquí (Poemas. Oak, 2001); Tanto depende de… (Poemas. MdH, 2006); Las máquinas simples (Poemas y ensayos. Tierra Adentro, 2009); y La realidad (Tres nouvelles. ERRR BOOKS, 2015). Preparó y tradujo la antología Grahhr (Compañía, 2005) de Michael McClure y el Wen Fu de Lu Chi (MdH, 2010). Publicó junto con Ricardo Cázares una traducción de Pedazos (MdH, 2010) de Robert Creeley, y ha traducido además a Saigyô, Robin Blaser, Cid Corman, Bei Dao, George Oppen, Tom Raworth y Chris Torrance entre otros. En el 2014 aparecieron en Chile, Veytia (Nouvelle. Editorial Cuneta) y Un mundo, (Poemas. Libros La Calabaza del Diablo). Colabora regularmente en publicaciones nacionales como la revista La Tempestad e internacionales como la revista Sibila dirigida por el prestigioso poeta brasileño Regis Bonvicino.