Desapego

¿Cómo aprendí sobre el desapego?

Gastándome los ahorros de un año en una aventura de dos días con un vago adicto al crack que fingía ser brujo y estafaba a la gente “leyéndoles” el tarot, que resultó ser asesino buscado desde el 2011 y amenazó con vender mi alma al diablo y ante esto sólo pude contestar:

Haz lo que quieras, no importa, igual no la estaba usando.