Decimosexta

Le estoy haciendo un paro,
a la decimosexta versión de mi.
Escribiendo sus historias,
sus poemas y conversaciones
que escribió en su cabeza.
Mientras sentía la ciudad y la soledad,
mientras observaba y consumía
mientras encontraba emoción y felicidad.
Y me dijo en una carta,
que escribió para su versión decimonovena,
que debía sonreír,
respirar
y mantener la calma.
Que sobrevivirá,
así como a los 16.
Incluso cuando estás al borde,
de la edad adulta.

Fotografía: ding ren