Consejos vendo

Hoy me llegó un correo.

No tiene nada que ver contigo y aún así me acordé de ti.

Todo me recuerda a ti.

Quería escribir esto para ti, decirte muchas cosas y no me llega “inspiración”, pensaré que no me gustas tanto porque no me es posible decirte cosas bonitas. Sin embargo, en el fondo sabré que no es verdad. Me mamas bien cabrón (y podría poner un “emoji” de corazón).

Ojalá amaneciera con los suficientes pantalones para decirte que te amo, pero nunca lo digo primero.

Fotografía: ourutopia