Californication

Recuerdo aquellas tardes de secundaria que solíamos pasar en su calurosa habitación, ubicada en el cuarto piso de un edificio que, en nuestra imaginación, algún día conectaríamos con mi casa mediante un puente. 

A veces solo platicábamos mirando al techo, hasta que la tarde era desplazada por la noche. Otras veces retozábamos y reíamos hasta que mejillas y estómago nos impedían continuar; o simplemente nos quedábamos en silencio, escuchado la música proveniente de su PS3, que ambos abrimos con emoción un 25 de diciembre.

“…it’s the edge of the world and all of western civilization. The sun may rise in the East at least it settles in the final location…”*?

Recuerdo aquellas tardes de secundaria que solíamos pasar en su habitación, calurosa y en el cuarto piso de un edificio que ya nunca, solo en mi imaginación, conectaríamos con mi casa mediante un puente.

Fotografía: Li Guanqun