California, no me olvides I

Me dejas a solas con todo el mundo, aún sabiendo que los odio a todos.

Recuerdas esa discusión con el motor encendido en un estacionamiento casi vacío, un carrito de supermercado abandonado bajo la luz amarilla, lo monté y dijiste “baja de ahí pareces pendejo”, o algo así. ¿Lo recuerdas? Me abrasaste y lloraste en silencio. El cielo tenía un color rosa que comenzaba a apagarse, parecía la portada de algún álbum vaporwave.

Todas esas cosas ya se han ido.

Hoy en la noche habrá una fiesta cerca de casa a la cuál no iré. Hace frío, abro las persianas, pienso en ti. El cielo tiene un color extraño que no puedo explicar y no hay nadie a quien se lo pueda contar.

Fotografía por Patrick Liebach

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *