Be

soñar es estar en vigilia en el otro mundo
en una noche sin luz estrellada,
donde no se saben los límites físicos
y sola estás entre la jaula de bambú.

brilla pálida y psicolunática aquella figura
sobre la arena de cuarzo rosa,
ella crece algunas vértebras de más
mientras sostiene una mirada que no mira…
y siento que su cara esconde dos caras
dentro de su rostro asimétrico.

es como si esos labios contaran un cuento
con la persiana bajada,
es como si las plantas fueran personas
y ella habitara el paraíso
visto desde los ojos de una máquina orgánica.

Fotografía por Martin Canova