No soy nada y soy eterno.

Todos los textos por Leonardo Yeldan