Tiene el corazón muy roto, pero escribe, escribe y escribe. A veces se siente periodista y va a la redacción donde escribe más. A veces tiene tiempo para morirse de llanto, de risa y de hambre, en más ocasiones tiene tiempo para escribir en Errr.

Todos los textos por Alejandra Canchola