6.189 kilómetros 

Te escribo esta despedida desde lejos, con desdén, sintiendo un nudo en la garganta y un un sabor amargo en la boca. Suena Extremoduro a todo volumen en mi habitación de hotel y me desarmo con la manera en la que me ves.

Te quise, lo sabes
Te amé, lo sé

Fuiste todo aquello que predije, fuiste mío siete eternidades, fui tuya tres canciones y media. Fuiste un amor raro, fuerte y tenso, fuiste mi amor más caprichoso e irregular, me hiciste volar para bien y para mal, de alguna manera me enloqueciste y dejaste una marca profunda mientras me jodías el espíritu, causaste en mí más de siete tormentas y ninguna he logrado controlar e hiciste explotar tantas galaxias en mi piel. Eres y serás la paz más inconclusa que ha llegado en mi vida, un jardín infinito de girasoles en una triste tarde de abril, eres inconcluso y sólo fuimos caos hasta desaparecer.

Fotografía por Alex Hulsey

Guardado en Literatura
Roja
Autor

Déjà vu, diseño, fotografías análogas y caminatas sin rumbo.