4 O’Clock

Cuatro en punto, se te eriza la piel
Cuatro en punto, comienzan los lamentos
Cuatro en punto, el cuento de nunca acabar

Día tras día, el mismo ritual
La sombra en el espejo, la mancha en la pared