Como una escena de una película irracional que acaricia ciertos sentidos en criterio personal, así llegaste tu. Respondí cien preguntas y me surgieron mil dudas. Mientras crecía esta espuma revoltosa que envolvía lo lógico de lo racional mis ojos se perdían en el paraíso de los tuyos, entre tu aroma impregnado a mi cuerpo, en tu sabios movimientos que enloquecen y me hacen perder la razón y en tu esencia que provoca el suspiro más profundo que pude tener. Todo empieza a tomar sentido,  de pronto dejo de escuchar a la razón mientras la intuición toma el poder y tu legislas sobre él. Ahora lo compruebo en cada paso que damos al  agarrarnos  de la mano y mis ganas de gritarle al mundo que te quiero, en el momento que estoy entre tus brazos y me siento frágil y a la vez protegida, en tus besos,tus sonrisas y todo lo que te compone y me hechiza.

Fotografía por Marie-Charlot

dMarian
Autor

Me quito la ropa para pintar la intimidad en la ducha. Me quito los filtros y los paradigmas para la sensibilidad de expresión.