Nunca, pero nunca, me abandones, cariñito.